Estamos hartos de ser representados por payasos.